Invadido

Si te escondes 19 segundos encontrarás a un niño asustado. 

Un Niño inseguro. 

Alguien que no se acepta como digno de amor. 

Es la historia de mi vida. 

Una intensidad infinita. 

Expresiones en conjunto de un singular. 

Estoy llegando y estoy impresionado de conocer que estoy enfermo y mal. 

Llévame a cualquier lado pero por favor no me lleves a esa casa. 

Mañana en tu banqueta me parece una forma perfecta de morir. 

Miénteme amor. Dime que podría ser en cualquier momento. 

No me importa 

No me puede importar. 

Me pesa el pensamiento. 

Paranoia de ser usado. 

Tengo este olor a sangre equivocado. 

Por la princesa que de mí se entretiene. 

Frialdad doble para un calor infinito. 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

No tengas miedo de aceptarlo

Estas semanas me han servido para pensar.
Amo la vida.
Me refiero a que, no hay nada de malo, nada triste en sentarse en la banqueta, un lunes por la noche a pensar.
Ver las estrellas y sentir el aire fresco, acariciando tu piel, las nubes de una noche púrpura.
Este sentimiento sin nombre.
Una despreocupación madura.
Creo que es amor.
Amor al amor.
Amor al pensamiento.
Amor a la soledad.
Amor a la vida.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Viajes exploratorios de tercer grado. Pt. 1

Era la forma perfecta de dormirse. Lástima que los sabores de los errores nos guían a ti y a mi debajo del vasto rojo. El océano de tu voz, se contradice y me grita que lo hiciste. Me mentiste.
Ojalá que mis sentimientos y mi madurez ni hayan puesto en riesgo tus palabras

La fórmula de estar colgando. De no tener nada por hacer. Y dormir en las letras.

Quiero decirle a estas 2 paredes que algunas cosas que les he dicho no eran más que un sentimiento
Mis espinas hechas de pintura roja.
Arañan mi corazón.
Soy un incendió blanco
La quemadura fría de los que están muriendo
Pertenencias prostitutas
Pensamientos de enredadera
ahogándose en la bandera que he estado esperando
La ciudad del perdón y; de perdidos y encontrados
Sálvense ustedes
Sálvense ustedes
Sálvense ustedes de ustedes
Sálvalos a ellos porque al final no puedes salvarte tú.
Irresponsabilidad de dos caras
Cuchillos de lobo blanco vigilando mi futuro
Nostalgia musical hace que me tiemblen las piernas.
Manejemos ahorita. Necesito vivir necesito respirar. Siento un calor. Un incendio que viene de tomas las cosas que he aprendido.
Porque no me tienes a tu lado. Echaras un vistazo de lo que yo veo de ti
Me siento enfermo de escuchar lo que sientes. Inmadurez más que usual en personas como tú.
No te importa a quien lastimas sino que no te lastimen.
Fuiste fácil en mis ojos. Pero preocupante mente difícil en los intestinos del pensamiento. Pero supongo que me equivoqué.
Paranoia de extrañar tenerte aquí cuando me aburro.
Atrapado contigo.
Siempre fui el azul que no podía manejar.
Tu eras esta niña cinematicamente perfecta.
Bailo con tu manejo de cosas inconclusas
Una de ustedes niñas. Una de ustedes señoras. Una de ustedes amigas.
Nunca seré lo que recuerdo me decían que fuera o escapara y nunca los volviera a ver.
Alucinación de culpa
Se notará mi falta de atención y lo difícil de escuchar que es mi pensamiento.
Y el amor
Y la música de mis palabras.
Pensándolo bien aléjense todos de mi.

Podría triunfar solo en la sombra de ustedes.
Imagínense si lo intentara.

Preocúpense de que se que cambiaran la forma en la que mueren para mi
Escápense con cosas y falsas palabras disparadas.
Ustedes huyan y aléjense de mi y de mi ave María.
Eres algo verdadero que quiero pedirle me perdone
Porque cambiare lo que hizo me volviera así.
Voy cruzando el puente colgante que está volteado de cabeza.
Querida, aléjate de mi
Porque yo quiero alejarte de mi.
En el fondo deseo me atrapen. Para que me mires así. Como si hubiera resucitado lo que amas de mi.
Al parecer prefiero el dolor de tu piel que la libertad.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Entre nubes de pensamiento y depresión.

La soledad no ayuda. Pero me deja pensar.

Me conozco lo suficiente como para saberlo.

Mi problema era no poder controlar mi cabeza, pero ahora lo entiendo.

Mi problema era soñar y ponerme a llorar.

Mi problema era la soledad.

Que no se malinterprete. Estoy más solo que nunca. Pero no me siento en soledad.

Estoy aprendiendo. Aprendiendo a pensar.

Estoy creciendo y necesito madurar.

Madurar y saber que algunas cosas no me hacen bien, madurar y saber cuando dejar de soñar.

Dejar de buscar a alguien que me salve y salvarme yo mismo.

Batallar y luchar.

Este fin de semana fue bastante duro. Pero me ayudo porque me aclaro algunas cosas.

Si me equivoqué ayer. Hoy es un día nuevo. Y puedo pensar diferente.

Puedo pensar diferente de lo que pensé hace dos minutos. Porque me equivoqué y me di cuenta de ello. Porque la vida no es sobre quedarse en el orgullo y no seguir adelante. Es sobre decisiones. Decisiones que puedo cambiar cada segundo qué pasa. Porque si no lo hiciera nunca avanzaría.

Este fin de semana me puse a pensar.

Camine, grite, llore y cante.

Este fin de semana me quise ayudar.

Voy a cambiar y arreglar los errores. Voy a mejorar y voltear hacia atrás. Porque cada cosa que hacemos. Buena o mala, nos marca. Nos lleva a una decisión.

Esto es más que una idea. Es una invitación a pensar.

Esto es mi idea. La revolución de mi estar.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional