En la obscuridad de lo conocido.

Caminando a obscuras sobre los pasillos de mi casa me di cuenta de algo. 

Encontré la felicidad que había perdido. 

Lo descubrí de la forma más extraña posible. 

Con tan solo un sentimiento. El mismo que me llevaba caminando, sin poder ver me movía con tanta facilidad por un camino que ya conozco.

Un camino que por años he tomado de todas las maneras posibles. 

De una forma en la que aún dejando caer mi camisa podía atraparla en el aire. Porque todo fluía en mi mente. Porque se exactamente donde estoy y que me ha pasado otras veces. 

Es el mismo cuerpo.

Acostumbrado a la obscuridad de mi cuarto, acostumbrado a esta felicidad. 

Que de una forma u otra volvió. 

En el día que menos lo esperaba.

Después de un maratón de películas románticas y una tristeza compartida en un parque. 

Después de recordar todo lo que había pasado entre llanto y risa. 

Después de tanto tiempo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s