Golpes y lágrimas

Recuerdo sentirme ansioso cada que salía de mi zona de confort.Recuerdo ir al baño y verme en el espejo. Odiar lo que veía, mi pelo, mi cara, mi forma de vestir. 

Sentir las lágrimas a punto de salir. Controladas solo por mi puño golpeando la pared. Controladas hasta que terminaba de golpear y empezaba a pensar. No sabía qué hacía ni porque lo hacía. No sabía que sentía ni porque lo sentía. 

Me golpeaba una tristeza de la misma forma en la que yo golpeaba la pared, me inundaba en ansiedad y en lágrimas. 

Conforme el tiempo pasaba, fui cambiando de castigos para controlarme. Pase desde salir de mi casa y caminar. Caminar con hielos en las manos y no volver hasta que se derritieran, a golpearme el estómago y las piernas dejando moretones que presionar para ayudarme cuando necesitara, llegue a un punto donde cortaba mis piernas y escribía palabras que sentía me caracterizaban, no dejaba sanar los cortes renovándolos cada que dejaba de sentirlos al caminar. 

Siempre escondidos con vendas y cinta que se pegaba a mi piel y hacía de cada paso que daba un dolor insoportable. Lo hacía porque solo así lograba contener las lágrimas. Con ligas en las muñecas por si necesitaba contenerme. Golpeaba mis piernas y sentía sangrar. 

Entre Ríos rojos y lo que ahora llamó malas decisiones, recuerdo cómo sentía que el mundo me aplastaba. Recuerdo el miedo que sentía al no poder respirar, y la desesperación de mi vista nublada cada que tenía un espejo enfrente. 

No sé cómo fue, pero ahora son solo recuerdos. Recuerdos de golpes y lágrimas rojas 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s