Noche de velas y cigarros, encendidos por el fuego de un amor.

La noche era fría, en los reflejos que dejo la lluvia, hable con la luna.
Le hable sobre ti.

Entre tanta noche de sentimiento le conté de los días cuando te pienso.

Son esas noches con olor a tu perfume, que me hacen confesarle a la luna que te cobija en tus sueños, todo lo que nunca te diré.

Las estrellas en el recién despejado cielo me recuerdan a tu voz, lejanas, pero siempre ahí, nunca mías, pero eso no me impide apreciarlas.

Estrellas que me recuerdan a tus pecas, naturalmente hermosas pero que pasan desapercibidas. Se pierden en la luna qué hay en tus ojos, en la frialdad de la noche.

La noche era fría.
Mis sentimientos por ti, no.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s