La regla de oro, no romper el autoengaño.

El despertar a las 5 de la mañana, con la mejor pesadilla que he tenido no significa que no quiera seguir soñándola, pues lo que la hace tan mala no es su trama, sino la falta de realismo que va con ella, el despertar y darme cuenta que ciertas cosas solo en sueños son posibles, cosas que merecen la pena volver a dormir para seguir sufriendo de una amarga mentira.

La misma lógica que vivir, asomándonos de reojo a esa cara bonita, sin poder dirigir una palabra, pararnos hombro a hombro y no poder voltear, ese deseo y falta de valor, todo resumido por la regla de oro.

Si no lo intento no podré fallar, en mi imaginación vivirá todo posible desarrollo a un atrevido paso, pero solo en mi imaginación porque vivimos con miedo de perder la historia que nos de para escribir.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s