Las tormentas eléctricas y los heridos por rayo.


Esta vez empezó diferente…


Con lagrimas en los ojos y razones para sentir dolor, escapó del día caminando por estas calles, iluminadas solamente por las estrellas y el cigarro en mi boca.


¿Llegara el día en que mis pesadillas dejen de tener pesadillas? A veces pido poder aceptar que algunas cosas nunca pasaran. Camino conectando puntos entre estrellas y sentimientos, tratando de encontrarle forma a estas nubes de pensamiento que amenazan tormenta. Estoy seguro de qué aun recuerdo esas noches en las que yo cantaba y tú cantabas, no son pensamientos de dolor, son de nostalgia a la felicidad tan inocente que es estar enamorado.

Pasan los días cargados de un gris rutinario, y lo único que puedo hacer para sacudir esta sensación es caminar, pensar, y fumar cigarros.


– ¿Alguna vez has hablado de esto con ella? -Dijo el vagabundo del parque.


+No, nunca. Llega un punto donde no se si quiero saber su respuesta.– Algunos estamos destinados a dormir en colchones individuales toda la vida, a menos que terminen como uno.


Existe una linea que no hay que cruzar, pero demasiadas razones para ir mas allá, razones que dolorosamente son lo que necesitamos para distraer nuestra mente torturada.


Sueños rotos y promesas internas que nunca se cumplirán.
Metas que terminaron siendo chistes crueles que se cuentan en bares.
No es sorpresa que algunos terminaremos así, confianzas creadas bajo talentos momentáneos, malditos por una falta de voz interna, perdidos en tantas palabras y tan poca voz para hablar, fallamos en ver mundos nuevos en nuestra mente y quedamos estancados en el mismo tema, nos volvemos el viejo amargado que tuvo sus 5 minutos de fama y desapareció del mapa.


Irónicamente hicimos todo lo que alguna vez nos juramos hacer, y debería sentirse bien, pero últimamente son solo un recuerdo de lo que pudo ser.
Son días que después de tanto tiempo, hablar con ella no es algo que disfrute. Perdí la energía que alguna vez me genero.
Fue justo cuando la tormenta empezó que mi cabeza se rindió.


El día en que el poeta murió.


Una tormenta cayó junto con el poeta.
Preguntas se abalanzaban desde las nubes y no hacían más que poner peso sobre el caminante desolado, que dado por vencido, aceptó que sería una larga noche.
Una noche que lo marcaría.
Lo más especial de aquella tormenta eran las veces cuando el poeta se armaba de valor para mirar al cielo, yacía sobre el un cielo despejado, obscuro, pero de alguna forma lleno de estrellas.
Los cigarros se mantenían secos, sin embargo el veía caer todo el cielo.
Cuanto más se acercaba el final de la noche la tormenta empezaba con amenazas de rayos.
Rayos cada vez más cercanos a ahogar al poeta.
En el parque una vez más, el vagabundo le preguntaría al poeta…


Retomando la realidad


– ¿Alguna vez has hablado de esto con ella?


De alguna forma, la misma pregunta que me hizo al principio de esta noche tenia diferente respuesta, una respuesta dolorosamente honesta.


+No, nunca lo he hecho, pero no por miedo a la respuesta, simplemente porque después de tantas veces de engañarme de la misma forma, ya no tengo alguien con quien hablar, no hay nadie que realmente valga la pena después de todas las veces que me ilusione.
No tengo a mi musa que me inspiro siempre, perdí las ganas de seguirla. Perdí la ilusión de lo que alguna vez perseguí.


Con el cielo despejado


Para cuando el poeta llego al final de la noche, la noche llego al final del poeta. Dentro de su mente preguntas cayeron en los lugares correctos, por ultima vez el
viejo amargado volvió a aparecer en el mapa, el poeta tuvo sus 5 minutos de fama dentro de su cabeza, donde por fin encontró el nido de su miseria, pero con el nacimiento de este pensamiento, vino la muerte del viejo poeta.
Fue la noche en que el poeta murió dentro del joven. La noche en que supero el pasado y siguió adelante.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s