El silencio de los menos inocentes

Hay momentos en los que nos enfrentamos a lo que verdaderamente nos aterroriza, la verdad de nuestro ser.
Situaciones en las que todos están esperando tu respuesta son fáciles de arreglar, reaccionar bajo el oculto reglamento que nos deja vivir en sociedad, pero llegan puntos críticos en los que las luces se apagan, se encienden los principios del instinto y cada quien se preocupa por su seguridad, momentos en los que las reglas cambian, se vuelve un sálvese quien pueda.
Yo en lo personal evito esos momentos, me he demostrado a mi mismo que aun en mis momentos mas bajos siempre hay de donde jalar, alguna forma de ganar, ya sea con ganar cierta confianza o lo mas simple, aprovecharse de la confusión.
Momentos que los colores verdaderos salen, donde al acabar nos damos cuenta que los mas juzgados terminan siendo los mas reales, momentos donde los que viven en la sombra aprovechan su facilidad de moverse en la oscuridad.
Creo que todos tenemos nuestro yo verdadero arraigado a nuestros instintos, a nuestro núcleo del ser.
Temo por los días en donde reflexionando, llego a entender que no soy una víctima, sino alguien que aprendió a forjar las situaciones a su beneficio y creo que para poder avanzar y convertirme lo que quiero ser debo aceptar lo que me hace ser como soy, lo bueno y lo malo.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s