Gracias por siempre estar aquí.

Mi amiga me dijo: “Prender un cigarro con lo que queda de otro. Ese sentimiento de no poder dejar de sentirlo sin romper en llanto.

Es lo mismo que con las personas.
Habernos hecho dependientes de sentir cariño. Y buscarlo con sed por cada rincón del entorno.
Una sed que solo es saciada con una antigua risa. De las que silenciosamente atraía a tomar un salto de fe hacia ella. Todo lo que alguna vez fuimos.
Como la garrapata brincaremos de cuerpo a cuerpo, cuando ya nos atendió.”

Lo único que pude pensar. La sensación de mi consciencia preguntándose si estaba feliz con lo que había hecho. Con lo que había dicho.

Sentí una lagrima gris como lo hice sobre algunos ríos rojos por malas decisiones.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s