¿Coincidencia o Destino?

Cuales son las posibilidades de que justo al momento de abandonar la búsqueda aparezca alguien del pasado, alguien que en algún momento llamo nuestra atención.

Alguien que después de una única vez no volvimos a ver.

¿Entrara esa pequeña coincidencia traiga por el viento, o será que todo, conectado al pasado y nuestro presente, haya escrito lo que pasaría?

¿Sera destino lo que muchos llaman suerte?

Disfruta el paisaje, esta soledad durara un tiempo.

Vuelve el impulso, déjalo ir. 

Siéntate y espera. 

Piensa en todo lo que pudo ser. 

Pierde los momentos pensando en algo lindo por decir. 

No valores lo que tienes y llegará un día en que al voltear al pasado y no veas más que niebla. 

La misma historia de fracaso. 

Ser amado. 

¿Es mucho por pedir?

Siéntate y espera. Una de las muchas noches solitarias. 

Llegará la hora de olvidar. Olvidar como nos dejaron caer. Recogiendo nuestros pedazos del suelo. 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Di mi nombre, luego di que te iras por alguien mas…

Fue un funeral. Enterré mis sentimientos. 

Llorando por ti. No acaba mi tormento. 

Palabras que dijiste. Nunca sanaron. 

Le ruego al amor, no me toque despedirme. 

Me robas palabras. Que al final lo vuelven triste. 

Te odio por las tardes. Cuando me siento solitario.

Me duelen las noches. Cuando no tengo con quien despedirme. 

Ansío el momento, en el que olvide lo nuestro. 

Merezco el como estoy. Pues fui demasiado honesto. Siento lo que siento. Porque te dediqué mi tiempo. 

Siento lo que siento. Por lo que sentí ese tiempo. 

Mi corazón está en su lugar, simplemente no se que hacer con el. 

Sabiendo que todo el amor es lo que te lleva a sentirte en la cima del mundo, el mismo amor tiene el potencial de hacerte caer desde esa altura. Caer y caer. Aferrándonos a la poca luz que queda en algunas amistades. 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Si supieras que yo tomo arroz con leche

Salió lo criminal, risas siniestras.

Me bailaban las palabras.

Todas honestas.

Te dije lo que siento.

Todo de eso.

Te dije lo que siento.

¿No estás oyendo?

Te dije como estoy.

Gaste el aliento.

Me dediqué a mentirme.

No está sirviendo.

Escape de lo que siento.

Me encontró al tiempo.

Al final de nuestro encuentro.

Tuve más tiempo.

Cuando todo termino. Fuera de mi mente, nunca ocurrió.

 Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

En medio

En medio

Me gusta lo qué hay en medio.

En medio del primer hola y el último adiós.

En medio de todo este tiempo.

Entre la soledad de origen y el duelo final.

Me gusta lo de en medio y solo lo de en medio.

Todas las cosas que tengo que hacer para brincar lo primero desde lo tercero y verme en el medio.

Prefiero escribir y analizar el porqué de el ciclo.

No puedo estar solo, no confío en mi mismo. Pero esconderme del espejo no me ayudará a despertar. Estas palabras no son lo suficientemente dulces como para poder decirlas. Prefiero tragarme todo y aguantar.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

La regla de oro, no romper el autoengaño.

El despertar a las 5 de la mañana, con la mejor pesadilla que he tenido no significa que no quiera seguir soñándola, pues lo que la hace tan mala no es su trama, sino la falta de realismo que va con ella, el despertar y darme cuenta que ciertas cosas solo en sueños son posibles, cosas que merecen la pena volver a dormir para seguir sufriendo de una amarga mentira.

La misma lógica que vivir, asomándonos de reojo a esa cara bonita, sin poder dirigir una palabra, pararnos hombro a hombro y no poder voltear, ese deseo y falta de valor, todo resumido por la regla de oro.

Si no lo intento no podré fallar, en mi imaginación vivirá todo posible desarrollo a un atrevido paso, pero solo en mi imaginación porque vivimos con miedo de perder la historia que nos de para escribir.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional

Lo que perdí en tu mirada.

Vivir llenando nuestros pulmones de agonía, esperando el silencio de la noche al cual rendir cuentas.

Una de las formas más efectivas para no sentir.
Sobrellevar las emociones escondidas a nuestra mente, lloramos por un cambio a nuestra suerte, un cambio a nuestra situación.

La soledad de la noche nos genera empatía. Es solo ahí donde nos sentimos realmente aceptados.
En las noches largas e ignoradas. En donde todos duermen, dejándolas pasar sin darles importancia.

Ignorando su belleza.

Las estrellas en el cielo, las nubes y el viento. Tanto que decir y nadie para escucharlas.

Tierna es la noche para los de corazón roto. Esperamos que en algún punto todo vuelva a su lugar.
Esperamos encontrar lo que perdimos.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo unaLicencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional